Google saca el látigo y penaliza las malas prácticas. Consejos para evitar ser castigados

Volvemos a tirar de los clásicos para empezar esta entrada en la que vamos a hablar de esas prácticas un tanto dudosas que pueden hacer peligrar la posición de nuestra página web en los buscadores.

El pensador e historiador francés Alexis de Tocqueville pasó a la historia por ser aquel que dijo que el fin justificaba los medios. Una afirmación con la que no estamos de acuerdo en absoluto y más no vale seguir así sino queremos ser castigados. En otros tiempos, cuando nos portábamos mal nos ponían de cara a la pared o nos hacían copiar 100 veces en la pizarra o en el cuaderno “no volveremos a hablar en clase”. En la era de Internet en la que Google es el que mueve ficha, teniendo en cuenta que lo de copiar no está bien visto, las castigos se han endurecido. Esta vez #googlesacaellatigo y no le tiembla el pulso ante los fraudulentos. Si le preguntas a un consultor SEO te dirá claramente que no es una broma. Hay que cosas que hay que tomarse muy en serio y ésta es una de ellas. No es la primera que hemos oído hablar de que la línea que separa el bien del mal es muy delgada. Si nos movemos por ella corremos el riesgo de pasarnos al lado oscuro, y es que son muchas las tentaciones y muy fácil caer en ellas. ¿Te imaginas escribir en el buscador de Google “empresas de limpieza en Madrid” y que nuestra web aparezca entre las primeras posiciones? Tranquilo, no se trata de una quimera. De hecho, es posible conseguirlo si se cuenta con un buen consultor web. Pero al igual que ocurre con las dietas, en Internet tampoco existen los milagros. Pasar de la posición número 34 a la número 5 lleva su tiempo, y quien diga lo contrario, sentimos decirlo, os está engañando. Seguir Leyendo...

• SEO

«